La discapacidad

discapacidad

Desde su inicio, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) pugna por lograr el trabajo decente para todos, incluyendo a las personas con discapacidad. Sin embargo, desarrollar oportunidades con principios de igualdad, integración y participación de toda la sociedad en general, es una tarea realmente ardua.

Las personas discapacitadas constituyen el 15% de la población mundial, es decir, una de cada diez personas en el mundo tiene esta dificultad. No obstante, alrededor del 80% se encuentran aptos para laborar, empero, su derecho al trabajo es denegado en muchas oportunidades.

Por consecuencia, reportan un alto índice de desempleo. La mayoría de personas discapacitadas presentan un menor nivel socioeconómico que las personas sin discapacidad, relegados en trabajos de escasos ingresos, con una débil seguridad física, social y legal.
Es sensato sustentar que en el presente el mundo se desenvuelve bajo un clima de incertidumbre política y económica. La integración de los gobiernos y organizaciones ante esta problemática es vital, en busca de forjar derechos que fortalezcan la integración de toda la sociedad. Para alcanzar la integración de todos, se necesita iniciar programas de acciones sostenibles que promuevan el desarrollo social de las personas con discapacidad, asimismo, es necesario garantizar su inclusión en los servicios y actividades en general. Del mismo modo se requieren estrategias que fomenten el empleo y reduzcan la pobreza.